La metaguía

La metaguía es una de las técnicas que utiliza el lector veloz que nos permite un avance considerable en nuestra velocidad de lectura. Para ello empleamos dos de las técnicas ya hemos explicado en esta sección y que con esta forma de emplearlas las llevaremos a su extremo: La fijación y el marcador.

La técnica de la fijación permite reducir el tiempo que empleamos para reconocer los signos alfabéticos. Y el marcador, nos mantiene concentrados y facilita a los ojos la focalización.

Hasta hora hemos explicado ambas técnicas partiendo de una secuencia lineal de los textos. Pero un lector rápido no recorre todas las palabras una detrás de otra, y tal y como explicamos anteriormente, el cerebro es capaz de absorber mayor cantidad de información de la que le estamos suministrando, por tanto, vamos a encontrar nuevos métodos de administrar esta información.

Existen distintas maneras de aplicar la metagía, todas igualmente válidas, pero no todas igual de fáciles y, seguramente, no todas se nos den bien. Al principio es especialmente útil practicarlas con altas velocidades de lectura, sin necesidad de comprender, para después repetir la lectura, con la misma técnica, a velocidades más normales. También nos facilita su asimilación que utilicemos textos conocidos. Las técnicas no son independientes ni cerradas y una vez asimiladas todas pueden ser mezcladas entre sí. Lo correcto es que le dediquemos cinco minutos a cada una, tratando de familiarizarnos con todas. Con tres sesiones tenemos tiempo para elegir aquellas que nos resulten mas provechosas, tratando de aplicarlas para distintos tipos de lectura cada una, pues seguramente, unas pueden sernos útiles para unos cometidos y otras para otros.

Comentarios

Comentarios

First Name Email *
First Name Email *